«El plazo de acción de mi novela es reducido. Abarca tres días con sus tres noches; se mueven, aproximadamente, veinte personajes. De estos veinte personajes, siete son centrales, es decir, constituyen el eje del relato. Siete ejes, mejor dicho, que culminan en un protagonista. Erdosain, verdadero nudo de la novela.

»Estos individuos, canallas y tristes, simultáneamente; viles soñadores simultáneamente, están atados o ligados entre sí, por la desesperación. La desesperación en ellos está originada, más que por la pobreza material, por otro factor: la desorientación que, después de la gran guerra, ha revolucionado la conciencia de los hombres, dejándolos vacíos de ideales y esperanzas.

»Hombres y mujeres en la novela rechazan el presente y la civilización, y tal cual está organizada. Odian esta civilización. Quisieran creer en algo, arrodillarse ante algo, amar algo; pero, para ellos, ese don de fe, la «gracia» como dicen los católicos, les está negada. Aunque quieren creer, no pueden. Como se ve, la angustia de estos hombres nace de su esterilidad interior. Son individuos y mujeres de esta ciudad, a quienes yo he conocido».

Roberto Arlt

 

El Autor

Roberto Godofredo Arlt nació en Buenos Aires el 2 de abril de 1900. En 1926 apareció publicada su primera novela, El juguete rabioso. Comenzó en esta época a escribir en la revista Mundo Argentino. Dos años después ya era redactor de los diarios El Mundo, Crítica y La Nación.

En 1929 la editorial Claridad publica su segunda novela, Los siete locos. Sus cuentos se publican en El Hogar, Metrópolis, Azul, mientras sus aguafuertes ya son famosas y esperadas. En 1930 se vincula con la Liga Antiimperialista contra Uriburu, también firmará el manifiesto por la creación de un sindicato de escritores revolucionarios. En 1931 aparece Los lanzallamas, segunda y última parte de Los siete locos. Un año después aparece su última novela, El amor brujo, y empezó a sentirse interesado por el teatro. Estrenó su obra 300 millones.

También se publicaron sus Aguafuertes porteñas y tras su viaje a España, dos meses antes del inicio de a sublevación, publicó en 1936 las Aguafuertes españolas. Murió el 26 de julio de 1942 en Buenos Aires, a causa de un infarto.

En sus relatos se describen con naturalismo y humor las bajezas y grandezas de personajes inmersos en ambientes indolentes. De este modo retrata la Argentina de los recién llegados que intentan insertarse en un medio regido por la desigualdad y la opresión.

Tuvo entre sus influencias, la novela realista europea representada por Flaubert, Balzac, Dostoievski, Dickens, Eça de Queiroz, Galdós y otros y la picaresca española integrada por La Celestina, Lazarillo, Guzmán, Rinconete y Cortadillo y Baroja.

Promulgó una forma de escribir que comparó con la violencia de un golpe. “El futuro es nuestro, por preponderancia de trabajo. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un ‘cross’ a la mandíbula”.

Notas de interés

Federico sí se olvida

Por Pepa Merlo (Escritora. Doctora en Filología Española, Premio Extraordinario de doctorado por la Universidad de Granada. Especialista en Generación ...
Leer Más

Finzi: otra despedida que duele al teatro argentino

El dramaturgo, docente e investigador con reconocimiento internacional y nacional por su profusa obra, nacido en Buenos Aires en 1951 ...
Leer Más

Presentaron el libro LHÄ WATSANCHEYÄJ / Nuestra naturaleza verde sostenida

Presentaron el libro LHÄ WATSANCHEYÄJ / Nuestra naturaleza verde sostenida, en Santa Victoria Este, primer libro de poesía bilingüe, wichí-castellano, ...
Leer Más

El OCIb ofrecerá 40 actividades culturales con Argentina como protagonista

La edición del año 2020, decimotercera del OCIb, estuvo marcada por el Covid-19. Mantuvo su actividad habitual en exposiciones de ...
Leer Más

El premio lorquiano «El 5 a las 5» en manos de José María Cotarelo Asturias

España. El poeta y dramaturgo José María «Chema» Cotarelo Asturias recibió este sábado en Fuente Vaqueros, pueblo de Federico García ...
Leer Más