Liliana Bodoc, eternos telares de amor

Liliana Bodoc, eternos telares de amor

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Por Alejandro Frias
(Escritor y periodista).

Julio, con todo lo que ha significado para nuestro país en torno a la pandemia, tiene motivos de celebración, y uno de los más importantes tiene epicentro en Mendoza. El 21 de este mes fue el cumpleaños de Liliana Bodoc, y con el trabajo de Silvia Chiavetta, hermana de la escritora, y varias personas, se está llevando a cabo un mes completo de celebraciones, que incluye el vigésimo aniversario de la salida de Los días del venado, primer libro de la Saga de los Confines, y además, desde el 15 quedó oficialmente constituida la Fundación Liliana Bodoc.

Integrante de Las Mujeres de los Confines, colectivo que realiza narraciones y otras actividades ligadas a la literatura en torno a la obra de Liliana Bodoc, Silvia Chiavetta, primera presidenta de la fundación, dialogó con El Diario de Carlos Paz para dar detalles sobre esta organización y sobre las actividades desarrolladas durante este mes.

–Contanos detalles de este mes dedicado a Liliana
–La idea de celebrar el cumpleaños de la Lili y además sumarle el de los veinte años de la publicación de Los días del venado surgió allá por febrero, que parece una eternidad, porque los planes eran otros, como quien dice, tirar la casa por la ventana, hacer movida con gente, traer una obra de teatro, un festival… En fin, era una cosa que teníamos en mente pero que después cambió radicalmente con la pandemia. Con Silvina Juri, de Edelij, y Rosana López, de la compañía El Alma Hecha un Hilo, de marionetas, nos fue surgiendo esto de celebrarla todo el mes de julio a la Lili, entonces, junto con el Canal Acequia, y con el apoyo del Programa Puntos de Cultura, de Nación, armamos este proyecto, que consistió básicamente en buscar 31 escritores, narradores, personas que hubieran atravesado la vida de la Lili de alguna manera, tanto en lo literario como en lo personal. Pero no cualquier escritor, sin menospreciar, no escritores por un una evaluación de la calidad de su escritura, sino personas que la conocieran y la quisieran. Hicimos una convocatoria y todas fueron respuestas de aceptación y de agradecimiento por la invitación a ser parte de esto.

Así que siguió todo un trabajo de selección de los textos, porque la idea era hacer como una especie de guión de Los días del venado, lo cual fue bastante difícil, porque en fragmentos de un minuto y medio, dos, resumir Los días del venado es complicado. La idea era hacer un conjunto estético, con fotos, con los dibujos de Gonzalo Kenny y la fotografía de Emilia Varettoni, que cedieron tan gentilmente, en fin, la propuesta estética nos entusiasmaba muchísimo, y creo que el resultado es hermoso, la edición del canal es muy linda, y quedaron así, 31 fragmentos leídos por 31 personas que atravesaron la vida de la Lili y con la idea de que quien lo escuche sepa de qué se trata Los días del venado y de rescatar su poética, la magia que tiene ese libro. Estamos muy contentas con cómo quedó y con la repercusión que ha tenido.

–Y el 21 fue un día especial, tanto por el cumpleaños como por la celebración del libro infantil y juvenil
–En el 2018, por unanimidad, la Legislatura provincial decretó que el 21 de julio, que es el día del cumpleaños de la Lili sea también el Día del Libro Infantil y Juvenil en Mendoza, así que ese día se hizo un especial en el piso de Canal Acequia, con algunas personas presentes, otras vía Skype, y fue muy emotivo, porque estuvo la gente que trabajó en este proyecto y también su familia, Galileo Y Romina [hijos de Liliana] y el Jorge [su esposo] desde San Luis, Hugo y yo, que somos los hermanos que tiene acá en Mendoza… Y estamos trabajando en el tema de nacionalizar este día, ya en forma avanzada, para hacer que el 21 de julio sea el Día Nacional del Libro Infantil y Juvenil.

–Y, en medio de todas estas actividades, llegó el nacimiento de la fundación
–Con respecto a la Fundación Liliana Bodoc, y lejos de algún dramatismo o un sesgo de tristeza, te puedo decir que ese día, cuando estábamos despidiendo a la Lili… Recuerdo esas fotos gigantes que la Secretaría de Cultura había puesto, sobre todo esa que decía “pobre de nosotros si olvidamos que somos un telar”, y ahí me surgió una idea que compartí con una amiga. Le dije “vamos a hacer una fundación”, esas fueron las palabras fundantes y el momento preciso en que me lo dije. Llevó un tiempo, porque el papeleo, la burocracia, los trámites, y por supuesto que no estuve sola, me acompañó Jorge, la familia de la Lili, Alberto Marino, un gran amigo de ella, así que sola no estuve. Y con fecha 15 de julio del 2020 tenemos oficialmente la resolución de la Fundación Liliana Bodoc.

–¿Cuáles son los objetivos generales de la fundación?
–El objetivo de la fundación, dicho así, en términos generales, es sostener, difundir, multiplicar, honrar la obra y la palabra poética de Liliana Bodoc, generar uno o varios espacios donde se pueda leerla, donde se puedan producir análisis, estudios más profundos de su trabajo, pero también donde se permita que la emoción que transmite su obra, la poesía que tiene, pueda adentrarse en las personas que participen y ayude a que esa emoción los transforme en poetas, en escritores. Acá no se trata solamente de difundir la obra de la Lili por sí misma, sino de que sea un instrumento de cambio, un instrumento para que la magia genere estos cambios, para que seamos más humanos, para que pensemos más en el otro, para que pensemos que solos no nos vamos a salvar, que podemos hacer retroceder al odio si cantamos, usando las palabras de ellas. Así que la idea no es una fundación para exaltar y hacer un culto a la figura de la Lili, sino para utilizar su obra, su literatura, su palabra tan potente y tan llena de poesía para que otros se apropien de eso y se transformen en poetas. Acordate de lo que decía Cucub [uno de los personajes de La Saga de los Confines] al final: “seremos artistas cuando todos puedan serlo”. Esa es la idea de la fundación.

–¿Y con qué acciones tienen planeado dar el puntapié inicial?
–Teníamos un plan que presentamos para la aprobación pero por ahora, en este contexto, vamos a reacomodar ese plan. Estamos buscando el lugar físico donde funcionar y elaborando el logo. Ideas tenemos muchas, pero este contexto nos tomó de sorpresa, por eso estamos viendo de articular algunas de las ideas que teníamos, reciclar algunas actividades, y pronto las estaremos dando a conocer.

–Pronto estarán trabajando como telares…
–Viste que yo repito siempre esto del telar, y te puedo asegurar que es así, además de que la vida en estos dos años de trabajo me lo ha demostrado, y hablo precisamente de Las Mujeres de los Confines, porque nada de esto, ni este homenaje ni las tres versiones del Contar para que Ocurra [festival artístico en torno a la obra de Bodoc], más allá de la participación de otras personas, no hubiera sido posible si estas mujeres, Las Mujeres de los Confines, no nos hubiéramos apropiado de la idea de que somos un telar y de que si una hebra se afloja, la otra la tensa para no desarmar la trama. Dos años hemos trabajado en forma permanente Las Mujeres de los Confines, yendo a escuelas, a bibliotecas, en forma ininterrumpida, haciendo lo que a la Lili le gustaba hacer, ir a leerles a los chicos, compartir lecturas con ellos, ver esos ojitos brillantes, escuchar esas devoluciones espontáneas, hermosas.

Todo eso lo hicimos porque confiamos en que estamos sostenidas por un telar, así que todo el trabajo de la fundación, en principio, y al final también, va a estar sostenido y promovido por este telar que somos Las Mujeres de los Confines, que somos una pata fundamental y fundación de esto. No me gusta hablar en nombre personal, porque todo esto, todo, todo, es gracias a esta concepción y a este trabajo en equipo. Entonces, vamos a generar ideas desde ahí, porque surgen cosas maravillosas cuando nos juntamos y nos ponemos a planear. Tengo toda la confianza en este grupo maravilloso y que hemos podido articular con Silvina Juri y Rosana López y con quien quiera sumarse.

–En definitiva, julio ha sido el mes de Liliana
–Sí, y quiero destacar el asombro que me genera la repercusión en las redes, que es con lo que ahora más nos manejamos, de este 21 de julio, de todo el mes de julio, la cantidad de gente que nos ha escrito para sumarse a leer un texto… Pasaron cosas maravillosas, y siguen apareciendo cosas. Aquí es donde una más se convence de esto de que las palabras son semillas y que estamos hechos de palabras, como decía la Lili. Su palabra poética está inundando los espacios, y es increíble, no deja de asombrarme. Y reescuchando hace unos días un micro que pasaron por el Canal Encuentro, decía ella, más o menos, que solo el amor nos hace eternos. ¡Listo, ahí está resumido! Por eso ella es eterna y nos va a trascender, porque el amor que ella puso en su obra, en su palabra y en sus actos, tanto amor que entregó, tantos personajes entrañables que nos dejó y tanta generosidad que esparció por el mundo literario y las escuelas y las bibliotecas, la hacen eterna, y nosotros solo estamos tratando de hacer eso, hacernos fuertes en su sonrisa y multiplicar su palabra y su poesía.

Deja una respuesta

4 × cuatro =